¿Puede el público querer algo? de T. W. Adorno

¿PUEDE EL PÚBLICO QUERER ALGO? (T. W. ADORNO)

“La concentración administrativa del poder de los productores restringe por ahora las iniciativas de los telespectadores.”



(Los estudios de comunicación revelan que la mayoría de las cartas de protesta no son estadísticamente representativas ni tienen un contenido demasiado relevante. Generalmente son de querelladores, de gentes que se indignan por costumbre (…) cuando no son movilizadas por grupos de presión más o menos organizados).



“En el dominio de los medios de masas parece existir, dicho sea con la debida cautela, algo así como una armonía preestablecida entre la oferta y la demanda. Con los métodos de investigación disponibles es por ahora extraordinariamente difícil determinar qué es causa y qué consecuencia. (…).”



“Hay indicios de que la capacidad de los individuos para querer algo en todos los sentidos distinto de lo que pueden tener está menguando. Cuanto más tupida es la red de la socialización y más llega ésta a cubrir sus cabezas, tanto menos pueden los individuos dejar que sus deseos, intenciones y juicios escapen de ella. Y existe el peligro de que, si se le anima a manifestar su voluntad, el público quiera aún más, si cabe, de aquello que le viene ya impuesto. Para que esto cambie, habría primero que atajar la tácita identificación con aquello de que ya dispone, y que es demasiado poderoso; habría que fortalecer al débil Yo, al que tan cómodo resulta someterse; pero en la actual situación resultará inútil buscar a quienes quieran ese cambio y tengan poder para operarlo. Toda desviación es tendencialmente castigada con la desazón que quien la intenta experimenta debido a su sensación de aislamiento social. Esa debilidad del Yo, que impide a éste querer, no es un hecho puramente psicológico, no reside simplemente en los individuos y no es en ellos donde debe corregirse. Lo produce y lo multiplica la manera en que la sociedad entera está constituida. (…) La debilidad del Yo es hoy algo muy real; de ahí su poder perturbador (…)”.



“Si se abandonase al público, modelado hasta el límite, a su voluntad, querría ciegamente lo malo: querría más adulación para él y para su nación, más estupideces acerca de emperatrices encarnadas en actrices cinematográficas, más de aquel humor capaz de hacer saltar las lágrimas (…) La educación de la voluntad de aquellos a quienes se ha quitado la voluntad estaría al servicio del principio encadenador y opresor (…)
“.

“La solución a largo plazo para ello sería la educación, si es que aún se está a tiempo. Si la industria cultural ya se está adueñando de los niños y los adolescentes para conseguir la infantilización de la totalidad, hay que hacer frente a ello en la enseñanza, por ejemplo en la educación cívica. Es probable que un clase a la que se haya enseñado en el aparato lo que es un programa televisivo producido en serie sea menos vulnerable. Quizá puedan también crearse con la misma intención organizaciones críticas que exijan que no se les ofrezca ninguna idiotez calculada.”





“Los millones de personas que consumen la cultura de masas para ellos concebida (también las masas de los llamados cultos), que es lo que propiamente hace de ellos una masa, no tienen una conciencia en sí misma homogénea. Por debajo de una delgada capa ideológica sospechan de manera preconsciente que las portadas de las revistas ilustradas o los éxitos musicales envueltos en celofán les engañan. Probablemente digan sí a todo lo que se les echa de una manera tan convulsa porque, mientras no tengan otras cosa, han de rechazar la conciencia de ese engaño. Habría que despertar esta conciencia para conseguir que las mismas fuerzas humanas que hoy están mal orientadas y atadas a lo falso reaccionen contra esa anormalidad”.



T. W. Adorno: “¿Puede el público querer algo?”, en Miscelánea I, Madrid. Ed. Akal. Traducción de Joaquín Chamorro Mielke.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: