Monthly Archives: octubre 2012

ZOO (1962), de Bert Haanstra


ZOO, 1962. Dirección: Bert Haanstra. Guión: Simon Carmiggelt, Bert Haanstra.

Anuncios

Vecinos piden la retirada de unas esculturas en un pueblo de Bizkaia


Noticia de Fito Rodríguez.

Otros casos similares:

Tilted Arc, de Richard Serra, en NYC

Monumento als Castellers, de Antoni Llena, Barcelona.

Tributo al arte moderno (Herbert Kline, 1977)

The Challenge… A Tribute to Modern Art, de Herbert Kline, 1977. Presentado por Pierre Schneider y Orson Welles. Fuente IMDB.

Guardias, de Hito Steyerl

In Guards (2012), Hito Steyerl pointed out that many museum attendees, standing around venerated works of art, are indeed military veterans, since the private security industry caters to (among others) veterans who can apply their combat training to more docile institutional roles. If we’ve entered an age of privatization, where intelligence, surveillance, prisons and security forces are mostly conducted by private contractors, then it’s important to keep in mind how militarization and privatization directly affect the art world’s own spheres of uncertain symbolic exchange. Fuente: sleek-mag.com

Guards (2012) was shot on location at the Art Institute and features interviews with museum security personnel who have military backgrounds. Intermingled with new and found footage, the interviews explore the officers’ experiences of protecting art and protecting the nation. Fuente: The Art Institute, Chicago

Entrevista con Hito Steyerl (sobre los museos como fábricas, ver a partir de 6:29)

Gracias a Oriol Fontdevila por la información.

Soy Cámara: Colecciones y turismo

Este capítulo, producido por el CCCB y TVE, cuenta con la participación de Martin Parr, Manuel Delgado, Bernard Stiegler, Carles Guerra, Jorge Luis Marzo y Andrés Rábago, entre otros. Sobre la pulsión de ordenar y coleccionar el mundo, de poseerlo capturándolo en imágenes, recuerdos y pedacitos. El álbum y el museo reflejan una misma obsesión: definirse a través de capturas y fetiches, conquistas representadas a través de imágenes y objetos. Si al principio estas aventuras eran cosa de pocos, hoy viajar, coleccionar y exponer es cosa de masas.

soy cámara – el programa del cccb

Capítulo dirigido por Andrés Hispano y Félix Pérez-Hita.
Pueden verlo completo  AQUÍ.

Robo en el Kunsthal de Rotterdam

Robo en el Kunsthal de Rotterdam de valiosos cuadros estimados entre 50 y 100 millones de euros y  firmados por Picasso, Dalí, Monet, Matisse, Gauguin, Meyes de Haan y Lucian Freud. Pertenecen a la colección particular holandesa Triton, y se mostraban por primera vez para celebrar el veinte aniversario del Kunsthal. Fuente: El País.

Visita guiada al museo de la historia los grandes robos

La evolución de la seguridad en los museos

Ver texto en pdf (fuente CSIC)

Guía de comportamiento en el Museo de Ciencias Naturales de la Salle, Medellín

1. Fumar en el interior del museo.
2. Ingerir alimentos y/o bebidas.
3. Tomar fotografías con flash en las salas de exposición permanente y temporal.
4. Ingresar al Museo con reactivos químicos que puedan poner en peligro las
colecciones.
5. Ingresar al Museo bajo la acción de sustancias alucinógenas y/o bebidas
alcohólicas.
6. Tocar las vitrinas y los ejemplares con las manos.
7. Escribir sobre las vitrinas de exhibición.
8. Retirar los ejemplares de la zona de exposición permanente.
9. Transitar corriendo en las salas de exposición.
10. Ingresar con paquetes, maletas y/o morrales, a excepción de muletas y/o
bastones.
11. Ingresar con mascotas u otros animales vivos que puedan contaminar los
especímenes exhibidos en las salas del Museo, excepto perros-guía de
invidentes.
12. Ingresar con flores vivas o cualquier planta.
13.Usar aerosoles como perfumes o splash para el cuerpo.
14. Arrojar basuras dentro o fuera de las instalaciones del Museo.
15. En caso de portar sillas de niños, mantenga una distancia de seguridad
mínima, respecto a las piezas de la exposición.|
16.Hablar en voz alta, emplear un tono normal para no molestar los otros visitantes
y contribuir con un ambiente de tranquilidad en las diferentes salas.

Fuente: Museo de Ciencias Naturales de la Salle, Medellín (Colombia)

Preparar las visitas escolares a un museo

COMPORTAMIENTO
Asegúrese que los estudiantes han comprendido que durante su visita al Museo deben:

  • Acatar las normas básicas de conducta en un Museo.
  • Observar las normas mínimas de cortesía.
  • Respetar y valorar el trabajo de las personas que laboran en el Museo.
  • Escuchar en perfecto silencio las explicaciones.
  • Permanecer con el grupo designado o con los pequeños grupos si se ha planeado así.
  • Caminar, no correr.
  • Hablar en voz baja.
  • Abstenerse de comer dentro del Museo.
  • Evitar tocar las vitrinas u objetos en exhibición.
  • Abstenerse de arrojar desperdicios dentro o fuera de las instalaciones del Museo
  • Dejar maletines, paquetes, cámaras fotográficas, etc. en la recepción del Museo.
  • Evitar malos entendidos, en caso de presentarse alguna duda, consultarla con los guías o con el personal administrativo del Museo.

Fuente: Eduteka.org

Deberes de la buena educación. Los museos y los cafés

“Creemos deber dar algunos consejos sobre comportamiento que se debe observar en estos lugares donde abundan los viajeros. Poco molestos son y poco numerosos, mas no son por eso de despreciar.

En los museos y otros lugares semejantes, las personas bien educadas se guardan de oprimirse y mezclarse con la multitud para entrar o salir más prontamente. Aguardan su turno y se complacen en proteger a los débiles, los niños, las personas tímidas. Al contemplar un cuadro procuran no estorbar a los demás; si alguna persona les pregunta la significación de alguna obra del arte, se apresuran amablemente a satisfacerla.

Cuando un caballero acompaña señoras a uno de estos sitios, debe anticiparse a gratificar al conserje o porteros.

Veamos ahora, si os agrada, como obra la urbanidad en los cafés.

Una señora nunca debe permitirse entrar sin la compañía de un caballero en estos sitios y aunque está admitido que puedan tomar en ellos cualquiera cosa, está absolutamente prohibido que puedan jugar.

Si en alguna parte deben mostrar las mujeres moderación, compostura, y esa encantadora timidez que las hace tan apreciadas, es sin duda alguna en estos lugares públicos donde se encuentran rodeadas de mil jóvenes libertinos que se creerían autorizados para cualquier desmán o atrevida alusión, al menor vislumbre de su coquetería o ligereza.”

Fuente: Protocolo.org

Jeff Koons Must Die!!! The Video Game

De Hunter Jonakin.

El Arte Secreto (y no intencional) del tapado de grafitis

Grupo de Flickr: The secret art of Graffiti Removal.
http://www.flickr.com/groups/the_secret_art_of_graffiti_removal/pool/with/4225474294/

Aquí pueden ver una selección en vídeo de tapados de grafitis del grupo de Flickr:
http://archive.org/details/ElArteNoIntencionalDelTapadoDeGrafitis03

Y aquí otra selección de fotos de tapados de grafiti:
http://www.flickr.com/photos/felixphs/sets/72157624770603455/

Iconoclastia, FPS (First Person Shooters). Vídeo de Manel Bayo

Iconoclàstia FPS (First Person Shooters), de Manel Bayo. Pieza producida por el Vad festival 1.0.

Gracias a Marta Sureda por el aviso.

(Text que acompanya el vídeo – Texto que acompaña el vídeo).

Català:

Si acceptem com a vàlida la lectura feta per Donald Kuspit segons la qual el pas d’un art analògic a un art digital s’hauria d’entendre, a grans trets, com un procés que va de la «representació d’objectes» a un progressiu intent per «codificar les sensacions», aleshores sembla clar que l’estètica dels videojocs FPS (Doom, The Conduit, Unreal, Quake, Halo…) suposaria una mena de fita en aquest esdevenir marcat per la voluntat de situar el subjecte –i la seva experiència sensorial– en el centre del «dispositiu lúdic-estètic».

I no només això: de la mateixa manera que el millor videoart de la dècada dels setanta (Baldessari, Acconci, Nauman…) va haver d’encarar l’omnipresència de la televisió com a metàfora dominant d’un suposat «nosaltres» –com molt bé ha observat Mark van Proyen–, l’art digital d’avui dia només podrà ser rellevant en la mesura que tingui en compte les implicacions d’Internet. Ser a la xarxa s’endevina com el darrer requisit per completar aquest procés d’obertura que converteix l’espectador tradicional en usuari o protagonista d’una història que ell mateix s’encarrega de construir.

Justament per tot això, no és estrany que artistes com Manel Bayo –que ha transitat per quasi tots els formats, començant per la pintura– trobin en l’estètica del videojoc un espai insòlitament autàrquic que els permet, d’una banda, mantenir i afirmar el caràcter lúdic que sempre hauria de tenir qualsevol proposta artística i, de l’altra, dialogar irònicament amb una tradició representativa que ha esdevingut icònica (encapçalada per la «pintura de cavallet»). Si a tot plegat hi sumem la utilització d’escenaris perfectament reconeixibles i amb una forta càrrega social i històrica com poden ser les antigues Sales Municipals d’Exposició de la rambla de Girona, aleshores el que s’esdevé és un diàleg vertiginós entre l’element més local –o, fins i tot, anecdòtic– i el dispositiu tecnològic d’abast global i, en aquest sentit, essencialment anodí i impersonal. D’això es tracta: el videojoc entès, també, com a espai de reflexió.

Eudald Camps.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

English:

Iconoclàstia FPS (First Person Shooters)
Eudald Camps

If we accept Donald Kuspit’s interpretation according to which the step from an analogical towards a digital art should be undesrtood, mainly, as a process that goes from the “representation of objects” to a progressive attempt for “codifying feelings”, then it becomes clear that the videogames FPS aesthetics (Doom, The Conduit, Unreal, Quake, Halo…) would be a kind of benchmark in this process that has to do with the aim of placing the subject –and his sensorial experience– at the center of the playful aesthetic device.

But not only this: the same as how the best video-art works in the seventies (Baldessari, Acconci, Nauman…) had to face the presence of TV everywhere as the dominant metaphore of an imagined “we” –as it has so well observed Mark van Proyen–, nowadays, digital art will only be relevant as long as it considers the implications of Internet. To be in the web is eventually the last condition to complete this opening process that makes the traditional viewer become a “user”, as well as the main character of a story that he or she is in charge to create.

And it is for that reason that artists like Manel Bayo –who has tried almost all the formats, starting with painting– can find in the aesthetics of videogames an autarchic space that allows him, on one side, to keep and to assert the playfull side of any art event and, on the other side, to ironically establish a dialogue with a tradition that has become iconic (with “easel painting” at the top). If we add to all this the use of perfectly recognizable environments that have a strong social and historical background, like the old Sales Municipals d’Exposició in the Rambla of Girona, then, what happens is a lightning-speed dialogue between the most local –even irrelevant– issue and the world-wide technological device, essentialy bland and impersonal. And that is the point: to understand the videogame also as a space for reflection.

Eudald Camps.

Ataque a un mural de Rothko en la Tate Modern

Londres. (AFP).- Una tela del pintor estadounidense Mark Rothko fue objeto este domingo de un ataque vandálico con pintura negra en la Tate Modern, según anunció ayer el museo. La Tate permaneció cerrada durante un corto espacio de tiempo después de que sus responsables descubriesen manchas negras en una de los esquinas de los murales, realizados por encargo de los propietarios del rascacielos Seagram, en Nueva York.

“La Tate confirma que se ha producido un incidente, un visitante ha deteriorado uno de los murales de la serie Seagram de Rothko al aplicarle un poco de pintura negra con la ayuda de un pincel”, se disculpó un portavoz del museo. Sin embargo, Tim Wright, testigo presencial y autor de la fotografía que ilustra la información, aseguraba en Twitter que “El tipo caminó tranquilamente, cogió un rotulador y lo marcó. Surrealista”.

En 1958, los arquitectos de la entonces torre Seagram encargaron estos cuadros, de 2,66 m por 4,57 m para decorar el restaurante Four Seasons. Sin embargo, Rothko, por razones que han permanecido siempre misteriosas, decidió rescindir el contrato, devolvió el dinero recibido e hizo donación de los mismos a la Tate, Las pinturas llegaron a Londres el 25 de febrero de 1970, el mismo día en que el artista, que contaba entonces 66 años de edad, decidió suicidarse. La Tate es propietaria, junto el MoMa de Nueva York, la mayor parte de los trabajos de Rothko.

Fuente: La Vanguardia (¡Atentos a los comentarios de los lectores en el diario!)

El terruño natal olvidado, texto de Jean Dubuffet

Entre la pintura presuntamente artística (que reivindica el exclusivo derecho a este título) y la que se califica más moderadamente de pintura de brocha gorda, o de decorado, no existe ninguna relación. Ya no se conocen; y hasta ni se saludan. Eso no es bueno. ¡Qué! Esos hombres se afanan ambos toda su vida con los mismos colores, espesándolos, haciéndolos más fluidos, probándolos de todas las maneras y ¿no se informan mutuamente? ¿Es posible que no se encuentren? He asistido a los primeros pasos de un artista, a su primerísima “démarche”. Pasó sin dignarse mirar ante el vendedor de pinturas, donde se ofrecían bidones y cubos de materias colorantes de todos los matices y cajones llenos de los polvos más resplandecientes, pero apresuraba el paso. En la tienda del papelero compró seis tubitos de colores especiales para los artistas – más pequeños que los que sirven con vaselina gomenolada o con “secotina”. Al volver a su casa hizo salir de cada tubito el valor de un pequeño guisante y se instaló ante una manzana. Bajo sus propias ventanas, un obrero, armado de unos cuantos barreños de pinturas fluidas pintando en tamaño natural a un posadero presentando un menú. Pero no veía al obrero ni su obra. Veinte años más tarde me encontré a ese artista. Seguía pintando manzanas con sus pequeños tubos. Le hablé de aquella imagen del posadero en la fachada de su casa. Jamás se le había ocurrido mirarla -me confesó-. Le hablé asimismo de los colores con los cuales estaban pintadas las paredes de su habitación de trabajo, pero -me dijo- los artistas son unos individuos distraídos y fantasiosos, por andar siempre profundamente sumidos en sus investigaciones, de manera que nunca lo advirtió.

Jean Dubuffet: Escritos sobre arte. Barral Editores, Barcelona 1975, págs. 38-39. Traducción de Melitón Bustamante.


Fotos de Raúl Alaejos y Félix Pérez-Hita.

Wandering Down the “Don’t Touch” Line

How do you help visitors know what they can and cannot do in your museum? Most museums have this figured out: they have signs, they have guards, they have cases over the objects. But what happens if you take away the “Don’t Touch” signs and the uniforms? What if you want to create a more generous atmosphere that presumes the goodwill and propriety of visitors? What if you WANT them to touch certain things? Seguir leyendo… (Fuente: MUSEUM 2.0)

Mantener las formas en el Museo de Arte de Milwaukee

Qué no hacer en un museo

Animación flash. Ver aquí

“La flauta de Bartolo”, de Miguel Brieva

“La flauta de Bartolo”, de Miguel Brieva