Rafael S. Ferlosio: sobre el tiempo como supuesta criba de famas.

Una de las mentiras más redondas que hoy están en vigor y viven vida de impertérritas verdades es la de que el tiempo actúa como una criba sobre la cultura, dejando caer las famas construidas en la arena y confirmando, en cambio, las que se cimentaron sobre la roca viva. Ni es verdad que el tiempo -¿quién es el tiempo?- se dé trabajo en ninguna criba sistemática, pues por esencia es ser que no se da jamás trabajo alguno, ni sería prudente, aunque lo hiciese, sentar en la visión de la cultura la autoridad de semejante ciego. El tiempo nunca abaja estrado alguno, sino que, por el contrario, recoge cada voz en el volumen que alcanzó en su fecha, y aun según se aleja de ese día va creciendo como caja de resonancia en torno, dilatando con ecos renovados el prestigio de voces que ya eran, en cuanto voces prestigiosas, ecos.
Las famas españolas están más que las de otras tierras y otras lenguas edificadas sobre roca; sobre la roca viva del renaciente olvido de las generaciones, que asegura memoria perdurable. No hay crédito que pueda retirarse ni prestigio que tema fenecer donde el olvido rehace cada vez nuevas del todo las gentes frente a las cuales se encuentran levantados. Los españoles viven olvidados, y sólo la memoria hace que un público sea realmente el mismo a lo largo de los siglos y sólo siendo el mismo domina en la cultura recibida y gobierna el derribo de las famas.
“Por algo será -se dice- cuando han sobrevivido hasta nosotros”. ¿Pues dónde podrían haber envejecido sino en un público que por seguir siendo el de entonces tuviese hoy la vejez del calendario? La autoridad del tiempo es aducida en favor de unos prestigios no sometidos a la acción del tiempo, o sea, sustraídos al persistir de una memoria en ellos. El tiempo por sí mismo nada criba mientras no haya otros críticos que los que apelan a la autoridad del tiempo.
(…).
No, no es que yo solicite – ¡Dios me libre!- la crítica del crítico; pido, sí, en cambio, la ciencia crítica de los profanos, que es una con el vivir en la memoria, con el no renacer a cada paso en el limbo del olvido, y donde no hay roca segura que cimiente fama.

Rafael Sánchez Ferlosio: Contribución al centenario de Lope de Vega, ABC, julio de 1962.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: