Expulsados del Museo de Orsay por su “mal olor”

“Expulsados del Museo de Orsay por su ‘mal olor'”. Fuente: diario ABC (30-01-13)

Una familia pobre que visitó el Musée d’Orsay de París el sábado con un voluntario del «ATD-Quart Monde», recibió la orden de abandonar el lugar después de que otros visitantes se quejasen por el «olor», dijo el martes la asociación en contra de la exclusión.

Acompañados por una voluntaria de la asociación, los padres y sus hijos menores de 12 años se encontraban en una sala dedicada a Van Gogh cuando se les invitó a salir del museo. «Les dijeron que su olor causaba molestias a los demás», informó la gerente de comunicaciones de «ATD-Quart Monde», Typhaine Cornacchiari, según un informe publicado en Le Figaro.

«Ellos no obedecieron y continuaron visitando otras habitaciones menos pobladas», dijo Typhaine. «A ellos se unieron luego cuatro guardias que los supervisaron y escoltaron hasta la salida», agregó. La voluntaria dijo que «no tenía ningún deseo de sumarse a la humillación de la familia».

La asociación lamenta el incidente y afirma que esto demuestra que los más pobres sufren una discriminación cotidiana. «Las mujeres que se perfuman excesivamente no son invitadas a abandonar el lugar», dijo Typhaine Cornacchiari.

La asociación, que recuerda que «ir al museo con las familias desfavorecidas es parte de su labor desde hace 50 años», dice que escribió al director del Museo de Orsay para notificar el incidente. «No culpo al museo, sólo le dije que debemos continuar trabajando juntos para la integración de esta pobre gente», dijo Typhaine Cornacchiari.

huele mal
Un pase de Oier Gil.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Mitos  On febrero 3, 2013 at 8:55 am

    La verdad es que es un tema complicado, porque, por un lado, a mi también me molestaría visitar un museo rodeado de gente que oliera mal, pero también es cierto que también me molestan las señoras excesivamente perfumadas. Y no hace falta que sean pobres, lo sufrimos todos los días en el metro con algunos “curritos” que no tienen la costumbre de ducharse todos los días, nauseabundo. Y en este caso es peor, porque se supone que pueden ducharse en su casa. Es cuestión de civismo y saber convivir. Lo que habría que hacer en el caso de la familia pobre, es facilitarles los medios para que fuesen correctamente aseados y no sufrieran ese rechazo, porque esto les ocurrirá no sólo en los museos.

  • Pedro  On febrero 5, 2013 at 8:49 pm

    Guy de Maupassant habría escrito un buen cuento a partir de esta noticia. Es una anécdota triste. A mí también me parecen apestosos los detergentes, lejías, champuses, ambientadores, perfumes, etc. a que nos quieren acostumbrar… para que los consumamos. Creo que en occidente tenemos poca tolerancia a los olores naturales… no malos olores necesariamente. Se puede ser muy limpio sin necesidad de meterse en la ducha cada día, creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: