Picasso se larga de Málaga

La Policía Local ha enviado una nota de prensa y unas fotografías para informar a los medios del fallido intento de fuga de Pablo Picasso. Probablemente para conmemorar el cuadragésimo aniversario de la fecha de su fallecimiento (08/04/73), a los 91 años. Es indudable que el artista ha recibido ayuda de alguien, un comando suficientemente preparado como para estudiar concienzudamente el dispositivo de anclaje de su figura al banco de piedra para después poder liberarle de él sin menoscabo ninguno de su integridad física. Lo contrario del vandalismo. El acto puede dar lugar a sospechar de gente joven, pero el dominio técnico de las herramientas, y el hecho de que abandonaran al viejo artista apenas unos metros más allá, también puede inducir a pensar que el grupo de socorro está formado por gente mayor, consciente de la necesidad de liberarse que sentía el que fuera fugaz vecino de la plaza. No hay arma más cargada de futuro que una llave Palmera en manos de un yayoflauta dispuesto a cambiar el devenir-arte de la ciudad sitiada.

picasso1

Las fotografías que ha enviado la Policía Local en un insólito ejercicio de transparencia que no por honrar al rigor deja de ser una llamada al cachondeo público (del que esta ciudad anda tan necesitada) de respuesta más que previsible. Aún así, el modo en que se ha completado el trabajo policial, con una fotografía centrada en la ausencia de la figura y la presencia de su rastro, infunde de un aura poética tan involuntaria de su parte como extrañamente contemporánea en un sentido inesperado: la evasión de Picasso tiene, por fin, colaboradores en todos los estratos, desde los modelos de subversión en la institución-arte, o las formas de acción de la institución-mantenimiento, a las estrategias de archivo de la institución-control (Groys acecha en la comisaría).

A diferencia de la primera vez, en la que tanto éxito le acompañó, este nuevo intento de fuga del artista ha culminado en fracaso. No ha podido ser. Pero es un signo inequívoco de que algo está empezando a cambiar en la ciudad. Ese fenómeno que Rogelio López Cuenca denominara con su habitual precisión la picassización de Málaga, decretado por la institución-institución, ha comenzado su descomposición. Después de esto, podrá venir el concejal Damián Caneda a reinaugurar su reposición, el alcalde De la Torre a echar una mano en el momento de la foto autocelebrativa, la concejala de playas a ver dónde pone otro chiringuito y quién sabe cuántos exponentes de la ubicua institución local, todos ellos antes de que lo vuelvan a colonizar turistas con su cámara digital. Nada de eso podrá superar la imagen definitiva, tomada por la Policía Local: la ausencia de Picasso deja su rastro, pero no llega a institucionalizarse como tal. Definitivamente: se puede vivir sin Picasso. Y todo con un mínimo esfuerzo ciudadano.

Fuente: El Observador

picasso

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: