¿Tocar la clínica psicoanalítica del MACBA?

¿TOCAR LA CLÍNICA PSICONALÍTICA DEL MACBA?

Escribe Montserrat Rodríguez, psicoanalista, responsable del dispositivo psicoanalítico que durante diez años (2002-2011) ha funcionado en el MACBA en colaboración con sujetos adultos diagnosticados de patologías mentales graves. Trataré de transmitir algo de lo que resulta de esta acción política y clínica sostenida en este museo; sostenida y paradójicamente silenciada por la misma institución que la promueve.

Con Luis no se dio una circunstancia similar a la de Aby Warburg, pero en muchas ocasiones recordé al historiador alemán. Refiero una. Luis, ante una obra  que en su construcción contaba con la emisión de aire, dijo: ” esta obra habla de la continuidad, de lo infinito, y de la separación aparente”. Pregunté de qué continuidad hablaba, y añadió: “este objeto produce algo, aire, que está en todas partes y la tela que lo cubre separa (visualmente) la obra del contexto; pero realmente no separa porque deja pasar lo que se produce en su interior, que es lo mismo que hay afuera, aire”. Continué preguntando sobre el sentido de la tela que cubría el ventilador, y respondió así: “es ahí donde se observa el movimiento”; entonces, pregunté, ¿ese movimiento tiene que ver con el engaño? “La separación es un engaño”, respondió. Inevitable pensar en Joyce, en la lectura que Lacan hace del texto de Joyce, en su escritura, en la función reguladora de esa película que participa de lo interior y de lo exterior, interfaz de lo somático y lo mítico pulsional en Freud, y de lo real en lo simbólico en Lacan. Luis, sin conocer la teoría psicoanalítica planteaba con su lectura la función del sinthome, hablaba de los Nombres del Padre en un momento en el que se estaba armando la posible matriz de su sinthome, de lo que si se constituía le podría servir de articulación social: teníamos algún indicio, legible en sus actos y en su escritura. 

Ahí estábamos, conversando alrededor de aquélla obra; la emanación invisible hizo que Luis, para hacerse entender por los otros colaboradores, acercara la mano al objeto invitando a los demás a que experimentaran el aire que traspasaba el filtro. Nadie tocó la pieza, solo acercaron las manos; un vigilante de sala también se acercó advirtiendo que no podíamos aproximarnos de esa manera a las obras. Nos retiramos al aula. Alguien recordó que también estaba prohibido tocar el piano preparado de Cage, aunque hubo toque, y también se tocó una de las obras de R. Graham: alguien robó uno de los tomos de las obras completas de Freud, parte de una obra, y la pieza se expuso así. En esta ocasión, la conversación se centró en la cuestión de la semejanza y la identidad derivada de la pregunta sobre el consentimiento del artista en exponer algo que no era lo que él había construido, ya que el robo modificaba la obra.¡Que intenso! 

Luis no cuenta con los recursos de Warburg. La esquizofrenia se desencadenó en el inicio de los estudios universitarios; ahí se paró su vida: el desencadenamiento lo separó de la vitalidad, del deseo de saber. El segundo año de trabajo en el Macba retomó lo que había dejado más de veinte años atrás. Su producción, verbal y gráfico plástica daba para pensar que estábamos en marcha construyendo la matriz  de una suplencia, de sus formalizaciones, además de ir sabiendo, gracias a sus lecturas, de la estructura de estas matrices en las producciones de algunos artistas cuyas obras estaban en exposición.

Hoy hablamos de Luis. Escucharle nos llevó a aprender mucho; el corte abrupto en el trabajo hizo que él no pudiera llevarse su parte. Si quieren podemos tocar el tema. Un avance. Este documento se inscribe en una acción epistolar propiciada por ¿La muerte de la clínica?, conferencia que Beatriz Preciado dio en el MNACRS en marzo de 2013 ( visible en you tube). Las cartas, bajo el epígrafe “Las muertes de la clínica” responden a esta conferencia; las voy remitiendo a operadores culturales, algunos vinculados al MACBA y al MNCARS, espacios relacionados con este proyecto clínico o con su causa. Algunas instancias dan acuse de recibo y aunque el silencio ha sido la respuesta mayoritaria, con esta carta se entiende que no cabe la disuasión ni el silencio absoluto sino en aras de una segunda muerte. Se entiende también que las políticas concentracionarias existen en el núcleo de lo que se propugna desde los enunciados que supuestamente actualizan el pensamiento político y las funciones políticas de lo artístico. Hablo de lo real y también de las investiduras del poder. 

De la vertiente científica de esta práctica resultan saberes inéditos sobre la mecánica de los procesos de creación de lenguaje, la consistencia de la producción artística y las lógicas del vínculo social que provienen de una práctica psicoanalítica con pacientes de los Centros de Día de la red de salud mental de Barcelona y su provincia. Eso está ahí; después de diez años de investigación esto se constituye como hecho patrimonial, y aunque hayamos de revisar el concepto, ha de ser público lo que viene de lo público, porque lo que resulta de ahí es del común. 

Sostengo la dimensión subversiva de la constitución de este dispositivo, su vinculación con los antecedentes de la clínica de Jean Oury y Francesc Tosquelles , la expansión de sus límites y la puesta en acto de una pragmática que propone una clínica radicalmente instalada en el derecho de todo sujeto a poder hacer con lo que constituye el ser ciudadano, al margen de los dictados de la tiranía socio- política de la Salud Mental.

No es una práctica orientada a la supuesta elaboración artística, aunque ocasionalmente se diera la producción de escrituras gráfico-plásticas; esta era condición sine qua non para pensar un dispositivo cuyo objeto era saber del devenir del acontecimiento analítico, si acontecía, al margen de los paternalismos de oficio y de toda política evaluadora. 

Si tienen interés en tocar el tema remitiría dos documentos: la colección de cartas a la que me he referido, y el postfacio del ensayo en el que estoy trabajando, resultado de diez años de ensayo político, de una clínica que inaugura su propio régimen de verdad. 

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: