Una gallina “se comió” una obra de arte

Una gallina sale desorientada de una pequeña casa de madera acondicionada para pasar desapercibida en manos de quien parece un visitante habitual. Ante la reacción de una guía que se sorprende por la escena, la gallina salta sobre una montaña de maíz, la obra Paisaje Producido del artista Carlos Uribe, parte de la exposición Coordenadas, historia de la instalación en Antioquia, del Museo de Arte Moderno de Medellín.

El responsable de poner a la gallina frente a la obra de Uribe es Daniel Felipe Escobar, un joven de 25 años, estudiante de séptimo semestre de Artes Plásticas en la Universidad de Antioquia.

Lo que ocurre es que la chica llega, me dice que eso no se puede, le pregunto por qué y me dice que la obra de Carlos Uribe es una obra de arte. Yo le pregunto que si lo que yo estaba haciendo no lo era, ella me dice que no. Ese es el punto, cuestionar qué se valida como arte y qué no”, dice Daniel Escobar.

Explica que su trabajo de grado, para obtener el título de Maestro en Artes Plásticas, es una reflexión sobre “los estamentos del arte. Consiste en preguntarme qué debe tener una obra para ser considerada arte en el espacio del museo”.

No considera que se trate de un acto subversivo, ni acepta que se le considere un activista en contra del arte contemporáneo. “¿Por qué se asustan al encontrarse con este tipo de situaciones?, ¿por qué lo consideran como una falta de respeto?. Uno como espectador o artista puede ser parte y accionar las obras”, dice Daniel.

Sucedió el 14 de marzo, Daniel había solicitado un permiso para acceder con la cámara y un trípode, ocultó que también habría una gallina. Luego el video fue publicado en YouTube, también en una página de Facebook que busca, según su descripción, “un espacio para la activación, critica y diálogos en el arte contemporáneo”. Ese espacio se encuentra en esa red social con un nombre de fácil recordación: La Gallina.

Allí, en Facebook, aparece transcrita la carta que Daniel Escobar le envió a Carlos Uribe. En ella, según dice el estudiante de la U. de A., se ofrece una explicación sobre su “activación” en una de las primeras instalaciones que se elaboraron en la historia del arte colombiano.

“A mí no me parece tan descabellado que una gallina vaya a dar a un museo de arte moderno si lo que hay es una gran pila de maíz. Me parece una asociación muy básica: Montaña – Maíz – Gallina”. dice el texto que dejó Daniel en la oficina del artista.

“No me respondió porque cuando lo llevé a Bellas Artes [Uribe es el decano de la Facultad de Artes de esa institución], él no estaba, entonces le dejé el sobre con mis datos y no me ha llamado”.

Según su versión, la directora del Museo, María Mercedes González, le preguntó por qué no había pedido permiso para llevar la gallina. “¿Me lo hubiera usted dado?”, le respondió.

Fuente aquí. Gracias a Elena Vozmediano por el pase.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: