Archivos por Etiqueta: art brut

Tableau vivant: Una escena de la película “Silení”, de Jan Svankmajer.

Una escena de la excelente película “Silení” (2005), de Jan Svankmajer, autor de algunas de las películas más táctiles de la historia del cine. Podríamos haber incluido otras escenas de la misma, pero hemos preferido ésta del cuadro viviente. Hacia el minuto 2.30 se entiende por qué.

Sileni de Jan Svankmajer. Escena del “tableau vivant” from Felix Perez-Hita on Vimeo.

Hace poco finalizó la excelente exposición METAMORFOSIS en el CCCB de Barcelona, dedicada a Svankmajer, Starewitch y los Hermanos Quay, comisariada por Carolina López. Estará hasta el 11 de enero en La Casa Encendida de Madrid.

Más información sobre la exposición:

METAMORFOSIS // Jan Švankmajer sobre els objectes i l’animació

EXPOSICIÓ // Reportatge // Metamorfosis. Visions fantàstiques de Starewitch, Švankmajer i els germans Quay

ENTREVISTA // Carolina López, comissària de l’exposició “Metamorfosis” (V.O ES).

El País: Gabinete de maravillas con los maestros de la animación en el CCCB.

Vitrina con objetos de la colección de Svankmajer.

Anuncios

El terruño natal olvidado, texto de Jean Dubuffet

Entre la pintura presuntamente artística (que reivindica el exclusivo derecho a este título) y la que se califica más moderadamente de pintura de brocha gorda, o de decorado, no existe ninguna relación. Ya no se conocen; y hasta ni se saludan. Eso no es bueno. ¡Qué! Esos hombres se afanan ambos toda su vida con los mismos colores, espesándolos, haciéndolos más fluidos, probándolos de todas las maneras y ¿no se informan mutuamente? ¿Es posible que no se encuentren? He asistido a los primeros pasos de un artista, a su primerísima “démarche”. Pasó sin dignarse mirar ante el vendedor de pinturas, donde se ofrecían bidones y cubos de materias colorantes de todos los matices y cajones llenos de los polvos más resplandecientes, pero apresuraba el paso. En la tienda del papelero compró seis tubitos de colores especiales para los artistas – más pequeños que los que sirven con vaselina gomenolada o con “secotina”. Al volver a su casa hizo salir de cada tubito el valor de un pequeño guisante y se instaló ante una manzana. Bajo sus propias ventanas, un obrero, armado de unos cuantos barreños de pinturas fluidas pintando en tamaño natural a un posadero presentando un menú. Pero no veía al obrero ni su obra. Veinte años más tarde me encontré a ese artista. Seguía pintando manzanas con sus pequeños tubos. Le hablé de aquella imagen del posadero en la fachada de su casa. Jamás se le había ocurrido mirarla -me confesó-. Le hablé asimismo de los colores con los cuales estaban pintadas las paredes de su habitación de trabajo, pero -me dijo- los artistas son unos individuos distraídos y fantasiosos, por andar siempre profundamente sumidos en sus investigaciones, de manera que nunca lo advirtió.

Jean Dubuffet: Escritos sobre arte. Barral Editores, Barcelona 1975, págs. 38-39. Traducción de Melitón Bustamante.


Fotos de Raúl Alaejos y Félix Pérez-Hita.