Archivos por Etiqueta: vandalismo

Man shot himself at Wexner Center for the Arts

Picture 13

Dean D. Sturgis, un antiguo agente de seguridad del campus universitario de Ohio, se suicidó este pasado domingo en el Wexner Center for the Arts después de disparar a algunas obras de arte.

El centro ha cerrado la exposición actual After Picasso: 80 Contemporary Artists, que muestra trabajos de 150 artistas influenciados por Pablo Picasso, como Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Jasper Johns, Sigmar Polke, Fred “Roller” Wilson y Amy Sillman, y también los contemporáneos Ernst Ludwig Kirchner y Henri Cartier-Bresson.

La policía ha seguido hoy investigando y no se ha proporcionado información alguna sobre las obras dañadas, así como tampoco sobre Sturgis.

Estaremos al caso de la novedades relacionadas con este triste acontecimiento.

Fuente original en The Columbus Dispatch. Gracias a Elena Vozmediano por el pase.

Descubiertos cuadros del s. XVIII con garabatos en un museo francés

Fuente: 20 minutos

Varias pinturas de maestros franceses del siglo XVIII han aparecido esta semana deterioradas, con garabatos e incluso con perforaciones, en el museo Fragonard de Grasse, en el sureste de Francia. Se trata de un cuadro del propio Jean-Honoré Fragonard, que da nombre al museo, de tres del retratista François Gérard y de otro de François Vincent, cuyos daños fueron señalados por un visitante, explicó este sábado Le Parisien. El problema para la investigación policial es que el museo no dispone de sistema de vigilancia con cámaras Se encontraron varios agujeros y diversos garabatos hechos con bolígrafo, como un bigote dibujado a uno de los personajes de las telas vandalizadas. Los hechos se descubrieron el lunes pasado y se han producido unas cinco semanas después de que se hubieran constatado el 25 de septiembre actos similares sobre otras cuatro pinturas del museo, en ese caso reproducciones del siglo XIX, que entonces no se habían denunciado. Ahora, los responsables han alertado a la policía y evalúan el perjuicio, que podría ser de varios cientos de miles de euros. El problema para la investigación abierta por la policía científica que se encarga del caso es que el museo Fragonard no dispone de sistema de vigilancia con cámaras. Según los primeros elementos de las pesquisas, estos últimos deterioros se debieron de producir entre el 8 y el 19 de octubre. Una fuente citada por Le Parisien dijo no descartar ninguna pista y barajó una posible venganza, el acto de un desequilibrado o incluso una chiquillada.

thumb

Una mujer golpea y orina a un cuadro de Clyfford Still

Source: 9News.com Thanks to Shawn Taylor for the info.

The piece, titled “1957-J-No. 2,” is just one 2,400 works of art inside the Clyfford Still Museum downtown which opened in November. The painting was painted in 1957 and is oil on canvas. It is 113 x 155 inches.

120104060550_01-04-12-carmen-tisch

For some reason, Carmen Tisch was drawn to the painting last Thursday around 3:30 p.m., but not in the artistic sense of the word.

Instead, police say Tisch began scratching the painting, and pounding it with her fists.

Then police say she leaned against it, pulled her pants down and began urinating next to the painting.

The police report says the painting now has visible scratches on it, but it is unclear if any urine actually got on the artwork.

It’s estimated the painting is valued between $30 and $40 million.

“It comes across as pretty inconceivable that somebody would do that in the context of a museum,” Ivar Zeile, owner of Plus Gallery downtown, said.

Tisch was arrested and charged with criminal mischief by the Denver District Attorney’s office.

Museum officials aren’t talking about the incident or describing the damage to the painting. They’re only saying they’re cooperating with the police.

The cost to repair the damage, they tell police, will be around $10,000.

“It’s more of an embarrassment because they’ve been in place for less than two months,” Zeile said.

Still is considered one of the top abstract painters of the 20th century. After passing away 30 years ago, his wife started looking for an American city that was willing to build a museum for his works.

In 2004, Still’s wife picked Denver after a lobbying effort by then-Mayor John Hickenlooper.

Zeile says the museum will likely have to increase security.

“Something as ridiculous as a woman coming in, who is probably unknown to anybody, being able to even touch the piece is kind of a slap in the face to the authority of the museum,” Zeile said.

As of Wednesday night, Tisch was still in jail on a $20,000 bond. She declined 9NEWS’ request for an interview.

She does have a criminal record including arrests for DUI and armed robbery, but that armed robbery charge was later dismissed.

She’ll make her first court appearance on Friday.

The City and County of Denver owns the museum and paintings inside, but it’s unknown who will foot the bill to repair the painting at this point.

The museum released this statement on Wednesday: “On December 29, 2011, an incident of criminal mischief took place at the Clyfford Still Museum. The police were summoned and the offender was arrested and is currently in police custody. Museum officials are cooperating with the authorities regarding the situation and are in the process of further assessing the incident.”

Video here.

(KUSA-TV © 2012 Multimedia Holdings Corporation)

Destrozo del mosaico de la doble cara de Écija

Mosaico destrozado_Écija

Mosaico02_Écija

La noche del 9 al 10 de marzo, el mosiaco de dos caras de Écija fue destrozado junto a el impluvium romano y una tumba islámica.
ste lugar de interés arqueológico es visitable desde 2013.

La Policía Nacional estudia las grabaciones de las cámaras de seguridad del parque arqueológico de El Picadero para averiguar la identidad de la persona o personas que la pasada madrugada han causado daños irreparables al mosaico romano de la doble cara, una pieza arqueológica de la que, hasta hoy, sólo había cuatro en el mundo.

El mosaico tenía en su centro un juego visual que representaba un anciano sileno o un joven del cortejo báquico según el punto desde el que se observara, un juego visual del que el de Écija era uno de los cuatro ejemplos mundiales, junto con otro mosaico similar en Luxemburgo y dos más en Italia.

“El cuarto lo teníamos aquí, pero desgraciadamente lo hemos perdido”, lamenta el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, que asegura que la pérdida es definitiva, ya que las teselas arrancadas han sido pulverizadas en su mayoría, con lo que Écija pierde “una de las señas de identidad del mundo romano preservado durante siglos en la ciudad, perdida de forma definitiva por culpa de estos actos criminales”.
Para García-Dils, lo ocurrido “no es vandalismo, es algo criminal, actos premeditados contra un patrimonio de todos nosotros, no solo de todos los ecijanos, sino verdaderamente un Patrimonio de la Humanidad, dada la excepcionalidad del mosaico que ha desparecido”, un hallazgo que había aparecido en la prensa internacional y en revistas especializadas, como recuerda el arqueólogo, que señala que el asalto no ha tenido el robo como móvil, ya que no se ha sustraído material.

Impluvium_Écija

Los asaltantes también han dañado el impluvium romano y han destrozado una tumba islámica aparecida en el mismo sector en que se encontraba el mosaico. “Han destrozado los huesos, tenemos huesos humanos esparcidos por la excavación”, dice García-Dils, para señalar “el nivel de ensañamiento y criminalidad que es algo que realmente sorprende”.

También han intentado destruir un mosaico recientemente descubierto en el yacimiento, aunque sólo han podido destaparlo, según García-Dils, que sostiene que el asalto “es destrucción masiva, sistemática y premeditada y criminal, no un acto de gamberreo o de vandalismo”.

Fuente: El correo de Andalucía.
Más información: Web de Écija.

Vándalo destruye con un mazo una obra de arte útil

Fuente: Contraindicaciones

michael-asher-fountain-uc-san-diego-1

La policía de la Universidad de San Diego (EE.UU.) ha divulgado las imágenes de un vándalo enmascarado, que el pasado 13 de enero destruyó a mazazos una preciada obra de arte, también machacó unas cuantas cámaras de vigilancia y pintó graffitis en varios edificios del campus.

La obra destruida fue realizada en 1991 por el artista conceptual Michael Asher. La escultura, de granito y acero consiste en la réplica de una fuente de agua potable de interiores, subvirtiendo las convenciones del diseño de lo que sería una fuente al aire libre, mientras que también tiene la función práctica de saciar al estudiante sediento. “Muchas personas beben de esta fuente sin darse cuenta de que es arte”, comenta María Beebe directora de la Stuart Collection que se exhibe en el campus.

Artwork 2-10-15

view on site

Al parecer este acto estaría vinculado con otros cuatro casos de vandalismo, el 5 de enero.

El autor utilizó el mazo también para romper ocho cámaras de vigilancia de los muros y las escaleras en el Centro de Mandeville temprano esa mañana, y quitó las señales de “hombres” y “mujeres” de los baños. También utilizó pintura dorada para graffitear una pared, donde escribió ” podéis pintar sobre mí, me podéis coger, me podéis expulsar, pero siempre estaré aquí”. El ninja anti-arte se subió a la azotea del edificio del Rectorado y deshabilitó varias cámaras de vigilancia al romper una caja de conexiones. El daño a los sistemas de vigilancia se estima en 18.000 pavos. El vándalo también pintó con spray la parte superior del Career Service Center y grafitteó “propiedad privada” en la Biblioteca Geisel.

Pero sin duda el shock lo ha conseguido al destruir la única obra permanente en exteriores del artista Asher. Una obra de valor “incalculable” según los responsables de la Universidad. Mientras los estudiantes que no sabían que eso era arte esperan que pongan otra fuente rápido y que la polémica entre el arte útil y el arte insurreccional no les deje sin agua.

michael-asher-fountain-uc-san-diego-2

Punch a Monet, the Video Game

Después de que la semana pasada supiéramos de la agresión de Andrew Shannon al Monet Argenteuil Basin with a Single Sailboat, hoy podemos hacer uso de este videojuego, como si fuéramos el mismo Andrew y pudiéramos descargar cualquier enfado o rifirrafe con la historia del arte. Los creadores de tal iniciativa son Tom Galle, Dries Depoorter, and Eiji Muroichi y, una vez más, nos pasa la noticia nuestra siempre fiel Elena Vozmediano.

punch-a-monet.jpg


Aquí la noticia original publicada en BlouinArtinfo por Craig Hubert:

Andrew Shannon, the man hilariously described as a “thug” for punching a hole in a Claude Monet painting at the National Gallery of Ireland, has, in addition to his reported six year prison sentence, done something even more amazing: make the internet laugh. “Punch a Monet,” created by Tom Galle, Dries Depoorter, and Eiji Muroichi, is a browser-based game that places you in Shannon’s shoes, allowing you to take out your anger on art history with a few swift swings at the canvas.

According to Galle, its origins were simple. “[The user] would be able to walk up to the super expensive Monet painting and start punching it until it eventually is completely destroyed,” he wrote in an e-mail. “It is just built for fun, we do not in any way want to encourage destroying valuable objects of art (of course).”

Last week, the 49-year old Shannon, who told the authorities after his arrest that he punched the painting as a form of protest against the state, later in court claimed he was ill and simply fell into the painting. After 90 minutes of deliberation, the jury found him guilty. Shannon was sentenced to five years in prison as well as the much more vicious punishment of being banned from any gallery or museum for 15 years after his release.

The response to “Punch a Monet” has been immediate and unexpected. “The internet’s reaction has been crazy and overwhelming,” Galle wrote. “I think people really see the humor behind it, but I also had a couple of negative reactions of people that felt like we were encouraging the destruction of valuable art.” Even so, Galle knows a few virtual cracks at something so expensive can be cathartic. “There’s something inside all of us that wants to break the rules, cross the line, and go a little crazy.”

Puñetazo a un Monet

Andrew Shannon, de 49 años, que arruinó la obra Argenteuil Basin de Claude Monet (Galería Nacional de Irlanda) al propinarle un puñetazo en 2012, ha entrado en prisión tras una condena de cinco años. La obra está valorada en $10 millones. El Sr. Shannon dijo a la policía después de su detención que cometió el acto en un intento de “volver al estado” (“get back at the state”). Sin embargo, en el tribunal adujo que se trató de un accidente, alegando que “sentía débil” y que cayó sobre la pintura. La policía encontró en casa del Sr. Shannon cerca de 50 objetos robados, entre ellos obras de arte valiosas, libros y antigüedades. Gracias a Rubgomer por el pase. Fuente: Metro.co.uk

ad_139490235-e1417870090341 Andrew Shannan punches a monet

¿Por qué atacar precisamente los museos?

Barcelona, 27 de julio de 2159 (12:10 pm). Primeras imágenes en vivo del momento en que las masas atacan los museos de la ciudad. La guerra durará 1 semana.

Judit Carrera, “Cels y la explosión de los museos”, El País.

La Biblioteca de Catalunya presenta estos días una recomendable obra del dramaturgo libanés Wajdi Mouawad. Dirigida por Oriol Broggi, Cels narra la historia de una célula de inteligencia que lleva meses intentando prevenir un atentado terrorista a escala internacional. El equipo trabaja conectado con células de todo el mundo para descifrar multitud de mensajes inconexos que apuntan a un ataque inminente en el corazón de Occidente. Como en otros trabajos de Mouawad, el texto, que habla de violencia, de poesía y de la ambivalencia de la condición humana, tiene el valor de plantear algunas preguntas eternas pero también cuestiones de gran actualidad, como la vigilancia electrónica o el terrorismo internacional.

Lo sorprendente, y disculpen que desvele el final de la trama, es que tras barajar la pista islamista y los grupos anarquistas, se descubre que es una red de jóvenes sin ningún tipo de conexión religiosa o política la que acaba haciendo explotar los principales museos de algunas ciudades de los países más ricos del mundo.

El ataque es la respuesta del desasosiego de una generación que se rebela contra la violencia y la injusticia del mundo y que quiere dar voz a las juventudes sacrificadas en todas las guerras del siglo XX. Es una crítica a la historia de un siglo manchado de sangre, pero también un grito de desesperación por la muerte de jóvenes en guerras causadas por sus padres. “Todo hombre que mata a un hombre es un hijo que mata a un hijo”, dice Mouawad. Al rechazo del legado histórico y político se une pues la lucha generacional. Y es una paradoja, porque los jóvenes utilizan la muerte en los museos para entonar un canto a la vida y a favor de que los hijos nunca mueran antes que sus padres.

Entendida la rabia y el malestar de esta generación, ¿por qué atacar precisamente los museos? ¿No se suponía que el arte y la cultura tenían el poder de emanciparnos del horror? ¿No es contradictorio atentar contra unas instituciones que podrían salvar al mundo a través de la cultura y la educación?

La respuesta más evidente es que los jóvenes atacan los museos porque estos contienen los valores de la civilización con la que están disconformes. Las pinacotecas serían un símbolo, la traducción artística de los principios de la sociedad que les rige, la fotografía de la historia y del presente que quieren combatir.

Atentar contra los museos también equivale a pensar que la cultura ha sido incapaz de dotar de sentido a la experiencia humana. Si la cultura ha sido inútil para evitar la barbarie y no ha conseguido calmar nuestros espíritus, parecen decir estos jóvenes, ataquémosla y empecemos de nuevo. La paradoja es que utilizan un cuadro de Tintoretto para urdir el atentado, pero esa es la forma de Mouawad de inculcarnos que la condición humana es contradictoria por naturaleza.

La crítica también va dirigida a la sacralización de la alta cultura y a la existencia de grandes panteones que encierran la creatividad entre cuatro paredes, lo cual no es más que una queja por la falta de apertura de las instituciones culturales y sus dificultades para evolucionar, ser inclusivas y asumir la porosidad con su contexto.

Durante los años noventa, este tipo de museo renació con fuerza en todo el mundo por su conjunción con arquitectos estrella, y muchas ciudades aspiraron a tener un edificio emblemático sin preocuparse demasiado por su entorno urbano ni por su proyecto museístico. Tener equipamientos paralizados en el tiempo o cerrados sobre sí mismos es tan peligroso como disponer de museos vacíos de sentido.

Sin embargo, la explosión de los museos en Cels presupone dos principios que están hoy bajo intensa discusión. ¿Son los museos realmente tan centrales en la representación de los valores de la sociedad como para merecer ser objeto de un ataque terrorista? A excepción de las grandes colecciones artísticas del mundo, ¿hasta qué punto los museos no han perdido su capacidad para reflejar las tensiones culturales de su entorno y para encarnar los principios de representación, libertad e igualdad en el acceso a la cultura que tenían asignados?

Esta pérdida de centralidad tiene mucho que ver con la crisis de la educación, la tendencia a la festivalización de la cultura y la irrupción de las nuevas tecnologías, que ha difuminado los muros del museo y le ha quitado la exclusiva de la prescripción para convertirlo en un elemento más de un engranaje más complejo, participativo y plural.

El otro principio de Cels hoy en cuestión es el debate sobre la utilidad de la cultura. Si atentan contra los museos por inútiles, ¿no será que el problema está mal formulado y la pregunta sobre la cultura no pasa nunca por su eficacia y utilidad? Un mejor criterio de análisis sería la capacidad de los museos de revelar las ambivalencias de la condición humana y de confirmar, como hace Cels, que cultura y barbarie están íntimamente relacionadas.

La estatua del Presidente mexicano Miguel Alemán

Estatua del Presidente mexicano Miguel Alemán (1946-1952), promotor de la Ciudad Universitaria en el DF. Estado del monumento antes y después de los incidentes estudiantiles de 1960. Alemán está representado con las ropas de Rector.

Fotografías de Enrique Bordes Mangel, 1960.

P1040302

P1040304

Pascal Pinaud

En el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Ginebra (MAMCO) se encuentra una obra de Pascal Pinaud sobre el tema de la iconoclastia. La obra, que se mantiene en constante proceso, documenta algunas agresiones e incidentes sobre obras de arte.

Pinaud0 Pinaud1 IMG_20140628_125200786 IMG_20140628_125207488 IMG_20140628_125214515 IMG_20140628_125233692 IMG_20140628_125311447 IMG_20140628_125318898 IMG_20140628_125327273 IMG_20140628_125335893 Pinaud2

The Monuments Men (variaciones)

Fuente: The Art of the Prank

The most hated statue in Sofia, Bulgaria has been painted in the colors of the Ukrainian flag, in solidarity with the revolution and the deadly protests in the former Soviet Republic.

urkaine-sofia-vandalism-425

It is, essentially, a gigantic bronze relief to remind the Bulgarian people about an invading Soviet forces that crushed and “liberated” the country from its a reformist uprising 45 years ago. It was previously vandalized in June 2010 when the soldiers were painted as Superman, Ronald McDonald, Santa Claus and other capitalist/pop culture American icons, captioned below in graffiti: “In step with the times!”

super-heros-soviet-army-monument-425

It was vandalized again in August 2013, when it was sprayed entirely in hot pink and tagged with the words “Prague ’68″ and “Bulgaria apologizes” in Czech and Bulgarian, as in, sorry about the Warsaw Pact, you know, that time Bulgarian troops aided the Soviet invasion of Czechoslovakia.

BULGARIA-RUSSIA-CZECHOSLOVAKIA-HISTORY-OFFBEAT

And of course, that time in August 2012 when it was briefly balaclava’ed in tribute to the jailed Russian feminist art-band activists of Pussy Riot.

Pussy-Riot-Soviet-Army-monument-in-Sofia-425

lead image: AFP Photo/Nikolay Doychinov

Problemas con los jarrones de Ai Wei Wei

Los jarrones del artista chino Ai Wei Wei no paran de tener problemas!

Maximo Caminero, un artista de Florida, ha sido acusado de romper voluntariamente un jarrón de una exposición de Wei Wei en el Pérez Art Museum de Miami, valorado en 1 millón de dólares. El artista lo hizo para protestar por la falta de arte local en la programación del museo. He aquí el momento:

Y en Sevilla, una visitante ha roto accidentalmente, al tropezar, otro jarrón de una instalación del artista en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.Ver aquí la noticia.

wei wei
Un pase de Oier Gil y Pau Figueres.

Art Killers

Art Killers, una película de Àlam Raja. Fuente: Art Killers

Synopsis: Van Gogh worth $43 million dollars is sliced with a knife by a woman in broad daylight. A senior museum-goer approaches a Rembrandt worth an estimated $169 million and sprays it with sulphuric acid. Are the people who commit these acts simply insane or are there deeper motivations to their actions?

ART KILLERS digs into the covert world of contemporary iconoclasm to reveal a largely unknown kind of criminals: apparently harmless men and women who sneak in museums and pull out a knife, a syringe of sulphuric acid or even a tube of lipstick to destroy a piece of art.

What motivates art destruction in today’s society? Vandals, activists, artists in their own way… Who are these criminals? How is the legal system treating them? And how are their disturbing actions affecting the art world?

Museums all apply a code of silence when it comes to art destruction. While they pretend this is the best way to avoid offering attention-seeking vandals fame and media attention, we will discover that this is also a way to avoid criticism on their all-but-neutral politics. Museums, curators, art collectors and auction houses have altogether engineered an industry of gigantic proportions, transforming the art into a powerful global currency.

Beyond exploring the motives and modus operandi of modern art destruction, ART KILLERS offers a critical look at the monetization of art and a powerful analysis of the mechanisms of this multibillion-dollar trade.

Through the staggering testimonies of artists, curators, auctioneers and art killers themselves, this documentary takes us behind the scenes to unveil a shocking fact: the actual art killers may not be the ones holding the smoking gun.

ART_KILLERS

Gracias a Ingrid Guardiola por el pase.

‘Suffragettes’ contra el arte

Fuente: El País

Henry James por John Singer Sargent

Sucedió durante la primavera de 1913. Cuando el museo estaba a punto de cerrar sus puertas, se escucharon cristales rotos en la sala de los Prerrafaelitas de la Manchester Art Gallery. Cuando los guardas acudieron a detener a quienes asaltaban el lugar, se dieron de bruces con tres sufragistas: Annie Briggs, Lillian Forrester y Evelyn Manesta. “Las tres mujeres causaban alboroto, rompiendo los cristales de los mayores y más valiosos cuadros de la colección. Cuando los guardas llegaron, ya habían completado su trabajo en la pared derecha, de la que colgaban cuadros de grandes artistas como Watts, Leighton, Brune-Jones y Rossetti”, resumió una noticia aparecida en The Manchester Guardian.

Las tres militantes deterioraron un total de trece obras. Todas ellas tenían algo en común: reflejaban un modelo de mujer trasnochado incluso para la Inglaterra eduardiana e idealizaban una fémina inerte y contemplativa que respondía a los cánones clásicos de belleza. Mientras esas musas decimonónicas eran elogiadas de forma unánime por su belleza, las mujeres de verdad sufrían una discriminación constante en la vida diaria. “Hay algo odioso y asqueroso en amontonar esos tesoros artísticos, ese sentimentalismo de lo bello, mientras los cuerpos de las mujeres [de verdad], profanados por la lujuria, la enfermedad y la pobreza, son ignorados con la mayor indiferencia”, dejaría escrito otra suffragette, la compositora Ethel Smyth, encarcelada en Holloway por un delito similar y conocida por su amor no correspondido por Virginia Woolf.

Tres días antes del ataque de Manchester, su jefa de filas, Emmeline Pankhurst, había sido condenada a tres años de cárcel por incitación a la violencia. Fundadora de la Women’s Social and Political Union (WSPU), el ala más radical del movimiento sufragista, Pankhurst había decidido que el pacifismo no lograría nada por su causa. Se inventó un nuevo eslógan: “Actos y no palabras”. Incitó a manifestarse “de forma práctica”, a reventar escaparates, rellenar los buzones de tinta negra, incendiar edificios públicos, organizar escraches en las residencias de parlamentarios e iniciar huelgas de hambre en las cárceles. Atacar las colecciones públicas también formaban parte de su plan. Además de exponer lienzos con los que la organización no comulgaba, eran un símbolo de un poder estatal y masculino por definición.

La campaña de las sufragistas contra los museos ocupa un lugar destacado en una nueva exposición en la Tate Britain, Art under attack, que examina hasta el 5 de enero la historia de la iconoclasia británica –los ataques contra imágenes por motivos políticos, religiosos o artísticos–, de los días del desmantelamiento de los templos que acompañó la creación de la Iglesia anglicana a las estatuas ecuestres dinamitadas por militantes del IRA. La muestra se detiene en los ataques emprendidos por las sufragistas. Presentados por ciertos historiadores como simples actos vandálicos para provocar un ruido indiscriminado, en realidad constituyeron actos políticos en toda regla. “Muchas de las suffragettes habían estudiado en escuelas de arte y sabían qué artistas y cuadros colocaban en su objetivo. Lejos de ser actos despistados de destrucción, las protestas fueron muy sopesadas en las cabezas de quienes las perpetraron”, sostiene la conservadora Lena Mohamed en el catálogo de la exposición. Que se haya dicho lo contrario es, para ella, “una prueba más de condescendencia hacia esas mujeres”.

En la lista de cuadros atacados también figuraron La Venus del espejo de Velázquez, destruido a golpe de cuchillo por Mary Richardson –rebautizada como Slasher Mary (Mary, la navajera) por la prensa de la época– en la National Gallery, en marzo de 1914. El museo cerró durante tres meses. Semanas después, una dama “de aspecto totalmente apacible” -según la describió la edición del 5 de mayo de The Times– se liaba a martillazos con el retrato de Henry James a cargo de John Singer Sargent en la Royal Academy. El propio escritor respondió ante este ataque a su figura. “Me han arrancado la cabellera y me han desfigurado, pero al parecer me podrán curar”, ironizó. Un cuadro masculino del renacentista Gentile Bellini, la Primavera de George Clausen y algunas estampas de Jorge V y el duque de Wellington también fueron atacadas.

Entre el otoño de 1913 y la primavera de 1914, las activistas por el sufragio universal consiguieron colocar a los museos en alerta roja. Sus directores estudiaron prohibir el acceso de las mujeres a sus salas. Finalmente lo desestimaron, pero prohibieron acceder con bolsos y paraguas e introdujeron a detectives vestidos de paisano en las galerías. Durante unos meses, el museo se convirtió en espacio de máxima seguridad y las sufragistas, en auténticos enemigos públicos. Fueron ridiculizadas por la prensa de la época, que las trató como viejas amargadas y celosas de la belleza de las musas victorianas, así como denostadas por políticos, magistrados, policías y otros miembros delestablishment. “Si pudiera, las mandaría a dar la vuelta al mundo en un buque de carga”, juran que exclamó el juez del proceso de Manchester.

Al irrumpir la Primera Guerra Mundial, Pankhurst decidió suspender su campaña. Durante el conflicto, mientras los hombres estaban en el frente, las mujeres tomaron las riendas de la economía británica. La percepción sobre su supuesta incompetencia se transformó. Tras el armisticio de 1918, el gobierno aprobó el voto de las féminas mayores de 30 años, siempre y cuando dispusieran de propiedades o estuvieran casadas con un hombre que las tuviera. Diez años más tarde, todas las mayores de 21 pudieron votar, al margen de su estatus social.

Un siglo después de aquella batalla, la representación de la mujer en los museos sigue en el centro del debate. En 2009, el Centro Pompidou decidió reordenar su colección permanente durante un año para que todos los artistas expuestos fueran mujeres. En el Museo de Orsay, la muestra del otoño es Masculin/Masculin, que recorre la historia del desnudo masculino, de la antigüedad clásica a Pierre et Gilles. Pero se sigue tratando de excepciones que confirman la regla. Ya lo dejaron claro las Guerrilla Girls, colectivo neoyorquino de artistas feministas, al lanzar una campaña para denunciar el desequilibrio de géneros en el mundo del arte. Según sus cálculos, menos del 3% de los artistas presentes en el Metropolitan Museum de Nueva York eran mujeres. En cambio, el 83% de los desnudos eran femeninos. “¿Tienen que desnudarse las mujeres para poder entrar en el museo?”, se preguntaba el célebre cartel con el que empapelaron la ciudad a mediados de los ochenta.

No tocar, por favor. El museo como incidente (programa SOY CAMARA, TVE)

Nueva edición del programa SOY CÁMARA (TVE-CCCB).

Nos preguntamos por ese lugar que lleva ahí tanto tiempo, por ese edificio que provoca tanto trajín de personas. Nos preguntamos por el museo, por su sentido, por sus normas. Parece que la frase “no tocar, por favor” es la letanía que todavía resuena en ese espacio y nos preguntamos por qué es así y si va a sonar siempre igual.

El programa del CCCB “SOY CAMARA”, que bajo el título NO TOCAR, POR FAVOR. EL MUSEO COMO INCIDENTE se emite el sábado 19 de octubre en La 2 de TVE, intenta explorar la relación entre el público y el museo para comprender cómo se despliega la autoridad cultural, pero también cómo se establece una desobediencia, una disidencia cultural.

Cuando cogemos una obra de arte de un museo y la situamos en un contexto descodificado artísticamente, la respuesta hacia esa imagen u objeto es del todo diferente de la que habitualmente se desarrolla en el museo. Así, el museo se convierte en un espacio de tensión institucional, en el que los movimientos, las normas y las formas se amalgaman bajo una liturgia cultural que nos afecta. Observar esas afecciones de la cultura resulta conmovedor.

NO TOCAR, POR FAVOR. EL MUSEO COMO INCIDENTE toma como punto de partida el registro de incidencias del Museo ARTIUM de Vitoria, recogido por su personal de seguridad entre 2003 y 2012, para tratar actitudes iconoclastas e idolátricas, recoge opiniones diversas (historiadores, artistas, personal de seguridad e individuos) y nos cuenta por qué hay gente que se enfada en un museo. Participan en el programa Mireia c. Saladrigues, Andrés Hispano, Joan Fontcuberta, Félix Pérez-HIta y Jorge Luis Marzo.

NO TOCAR, POR FAVOR. EL MUSEO COMO INCIDENTE es un proyecto expositivo realizado en el Museo Artium entre mayo y septiembre de 2013. Puede acceder aquí al blog del proyecto, y el libro editado para la ocasión puede descargarse aquí.

Ficha del capítulo
Guión y dirección: Jorge Luís Marzo y Arturo Fito Rodríguez
Realizador: Juan Carlos Rodríguez
Sábado 19 de octubre a la 1h 30’ en La 2 de TVE
Soy Cámara. El programa del CCCB. Capítulo 31
No tocar, por favor, 30’

El vandalismo glorificado

Extrañísimo libro del artista Josep Cañas i Cañas: El vandalismo glorificado. Testimonios de la época (Thor, Barcelona, 1975). Se trata de un furibundo ataque al arte moderno, que es acusado de haber vandalizado la imagen clásica y renacentista. Para el autor, el arte moderno y sus ismos son los principales responsables de todo un programa iconoclasta respecto a la imagen. El estilo literario del libro está lleno de alegorías poéticas de gran nivel, al hilo de una serie de personajes que vertebran las opiniones. Al inicio del libro señala el autor: “El libro tiene un argumento con sus respectivos personajes. Estos son, por orden de antigüedad, para que nadie se moleste: el muralista de Altamira, Leonardo Da Vinci, Goya, Renoir, y el anónimo, que es el último llegado al Olimpo. Personajes secundarios son Boronali, el asno de París, creador de un ismo, el “excesismo”, en 1910, y James Orang, el laureado orangután residente en Topeka (USA), a quien, en noble competición, se otorgó el primer premio en un concurso de pintura en el que los demás concursantes, así como el jurado, pertenecían a la especie del Homo Sapiens”.

El texto viene acompañado de algunas imágenes de mano del propio Cañas:

01 02 03 04 05 06 07

Una lectura de género del vandalismo artístico (estudio completo)

Fuente: Palomitas en los ojos

Este trabajo trata sobre el poder de la representación visual y como este poder ha intentado ser conjurado o rebatido mediante la violencia. Una violencia que no sólo se circunscribe a una sola explicación sino que en su devenir un acto complejo como es el del vandalismo artístico combina en su realización cientos de posibles explicaciones que van desde el acto reivindicativo político, pasando por la enajenación mental, la frustración personal o la lectura de género. Mi intención, pues, es centrarme en uno de esos motivos, aislando en casi condiciones de laboratorio la lectura de género a partir de unos casos particulares ya estudiados y aplicar esos criterios a casos de vandalismo a obras de arte actuales, que por las características de los ataques recibidos bien pudieran significarse como especialmente provechosas para esa lectura en particular.

Bajar pdf.

encadenados

Activist arrested for allegedly defacing Westminster Abbey statue

Tal y como nos cuenta Elena Vozmediano, Fathers 4 Justice siguen con su cometido y acumulan el tercer caso de lo que podría llamarse vandalismo artístico reivindicativo. Esta vez  con una estatua de Westminster Abbey. Obsérvese que ahora los medios de comunicación ya no muestran fotos de la obra ni detalles de los daños.

Fuente: The Guardian

Westminster-Abbey.-004

An activist who allegedly defaced a statue at Westminster Abbey in a protest against the family court system will continue to be questioned by police on Monday.

Cheryl Corless, a campaigner for the pressure group Stolen Children of the UK, was arrested on suspicion of criminal damage after entering the abbey and allegedly spraying the statue on the left hand of the nave, protest group Fathers4Justice said in a statement.

Martin Matthews, a Fathers4Justice campaigner from Great Bookham in Surrey, was also present during the incident but was not arrested, the organisation said.

It is the third protest of its kind in recent weeks and the second in Westminster Abbey itself. Fathers4Justice has encouraged its supporters to take direct action in the spirit of the Suffragettes.

A Fathers4Justice spokesman said: “This was a copycat Suffragette-style protest. Obviously that is the way we are heading at the moment after the two protests on paintings.

“Everyone is celebrating what the Suffragettes did 100 years ago and now we are doing the same type of thing to get equality for fathers in the justice system.

“This protest is about the whole family courts system and the fact that they operate in secret behind closed doors – they are unaccountable and can do whatever they like without the public knowing a thing about it.

“We want to see a transparent and open family court system.”

A Scotland Yard spokesman said on Sunday night: “At 7.05pm we were called to reports that a statue had been spray-painted in Westminster Abbey.

“A woman has been arrested on suspicion of criminal damage and is being held at a central London police station. A man was also present but was not arrested.”

Last week Paul Douglas Manning, 57, a protester thought to be linked to Fathers4Justice, allegedly glued a four-inch photograph of a young boy to John Constable’s masterpiece The Hay Wain in the National Gallery. He has been charged with criminal damage.

Fathers4Justice campaigner Tim Haries allegedly sprayed the word “help” onto a portrait of the Queen in Westminster Abbey on June 13. He has indicated that he will plead not guilty to one count of criminal damage.

On Friday, Fathers4Justice announced that it was abandoning its five-year “attempted engagement with the political establishment” and called on supporters to take “independent weekly direct action”.

“Ding Jinhao estuvo allí”

Fuente: El País.

“Ding Jinhao estuvo allí”. Pero ya no queda su huella. Del mensaje que un adolescente chino de 15 años dejó escrito con una piedra en una de las paredes del templo de Luxor ya ha desaparecido todo trazo gracias a la rápida labor de los restauradores. Queda, sin embargo, el gesto con el que el joven dañó uno de los lugares más visitados y admirados del país norteafricano, que data de hace 3.500 años.

Los restauradores utilizaron un líquido especial para borrar el grafiti, descubierto por otro turista chino que lo publicó en su blog para denunciar esta gamberrada. “Me siento avergonzado, fue mi momento más infeliz en Egipto”, escribió el compatriota del adolescente.

Después de que varios internautas descubrieran la identidad del joven grafitero, sus padres, que viven en la provincia de Jiangsu, pidieron perdón por el comportamiento del hijo. “Queremos pedir disculpas al pueblo egipcio y a las personas que han prestado atención a este caso en toda China. Ding se ha dado cuenta de la gravedad de su conducta”, han explicado en un comunicado.

El vándalo que pintó sobre un Picasso, condenado a dos años de cárcel

Seguimos el hilo de la noticia sobre la que hablamos en su día, el acto de vandalismo sobre una obra de Picasso en un Museo de Houston.

Fuente: El País

Uriel Landeros, el joven de 22 años que el pasado 13 de junio dibujó con un spray plateado una silueta de un toro y la palabra ‘Conquista’ sobre un cuadro de Picasso de la Colección Menil de Houston, ha sido condenado a dos años de prisión por este acto de vandalismo. Landeros, de origen mexicano, es consciente de que con su acción dañó la pintura Mujer en sofá rojo pero sostiene que se trató de una “declaración artística, como lo son la mayoría de los graffiti”, de acuerdo con su abogada, Emily Detoto.

1369250418_239572_1369250834_noticia_normal

Un visitante del museo grabó con su teléfono móvil a Landeros en el instante en que perpetraba su acto de vandalismo. Las imágenes permitieron identificar al joven, de origen mexicano, que huyó a Monterrey y que el pasado mes de enero se entregó a las autoridades de la frontera con EE UU. Landeros, que estaba estudiando en la Universidad de Houston, tiene previsto terminar sus estudios en el centro en cuanto cumpla condena. “Cree que podrá sacar algo positivo de esta experiencia”, ha asegurado su abogada a la agencia Associated Press.

Durante este tiempo los responsables del laboratorio de conservación del museo han estado trabajando en la restauración del cuadro. “Está casi terminada y sería prácticamente imposible afirmar que alguna vez haya sufrido una agresión”, reconoce en un correo electrónico Vance Muse, el portavoz de la Colección Menil. Muse no ha detallado cuánto ha costado la recuperación de la pintura, pero en el escrito de acusación se establecía una responsabilidad de daños y perjuicios de entre 20.000 y 100.000 dólares. Los responsables de la galería esperan poder exhibir el cuadro a lo largo de este año.

La condena impuesta a Landeros es bastante menor a la que en un principio había pedido la fiscalía, que acusó al joven de un delito contra la propiedad y otro por dibujar graffitis. De haberse impuesto el primer cargo, Landeros podría haber permanecido en la cárcel hasta un máximo de 10 años. Su abogada llegó a un acuerdo en la vista y, finalmente, el juez desestimó esa acusación.

La agresión de Landeros le ha generado una publicidad que ha sido criticada por el colectivo artístico de Houston. Aprovechando la notoriedad que le granjeó la pintada al Picasso, una galería de la localidad exhibió varios de sus trabajos. Él mismo se encargó de difundir en su perfil de Facebook el vídeo en el que se le cazó pintando sobre la obra del artista malagueño con el siguiente mensaje: “El joven artista mexicano americano URIEL LANDEROS, pinta la silueta de un torero matando a un toro sobre un original de Picasso de 1929 en Houston. Dedicado a la bestia del arte Pablo Picasso”. Mientras estuvo huido, el joven también publicó vídeos en Youtube vanagloriándose de su pintada.