Monthly Archives: mayo 2015

Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos

Fuente: Graffica.info

Coger el teléfono, fotografiar los retratos ‘olvidados’ que cuelgan de paredes de los museos, imprimirlos y pegarlos en las calles. Julien de Casabianca invita de este modo a colaborar con Outings Projectuna acción participativa global iniciada por el artista visual que ha recorrido el mundo con su particular acción artística.
outings

Los museos están llenos de obras olvidadas a las que damos la espalda a pesar de su belleza. «Cualquier persona en su propia ciudad puede ir a sus museos, tomar fotografías de retratos con sus teléfonos y liberarlos de ese olvido», afirma Julien de Casabianca. El artista sugiere una sencilla técnica que consiste en fotografiar la obra, recortar el personaje, imprimirlo en gran formato y pegarlo en un lugar adecuado.

Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos

Objetivo: embellecer la ciudad con un poco de arte
En los rincones de la ciudad, rodeados de restos de carteles o en muros a medio derruir se encuentran las figuras recortadas de elegantes figuras del Renacimiento o de sofisticadas damas francesas del siglo XVIII y misteriosos modelos sin identidad conocida que plasmaron en sus obras pintores de antaño. Figuras que regalan al transeúnte unos centímetros de belleza.

«Los museos tienen un problema: las pinturas estrella canibalizan a las modestas. Cualquiera que vuelva del Louvre o del Prado te contará la misma historia, que vieron La Mona Lisa o Las Meninas. Es humano. Hay miles de pinturas y no puedes quedarte con todo lo que ves», afirma el artísta Julien de Casabianca.

El Outings Project intenta dar protagonismo a esas obras segundonas y no por ello menos brillantes y hermosas que son injustamente pasadas por alto. No deja se ser curioso que se muestre a personajes ‘anónimos’ de la antigüedad pegando su imagen frente a viandantes anónimos del presente.

«Necesitamos belleza en nuestra vida, no sólo en un sentido estético. Cuando un proyecto crea cohesión entre generaciones, jóvenes y mayores, hay cierta belleza también. En los espacios urbanos, el único arte que hay está (a veces) en los anuncios, en la arquitectura o en el arte urbano, sobre todo realizado por artistas jóvenes y para espectadores jóvenes. Mucha gente mayor lo considera feo o no lo entiende. Outings crea unidad, reflexiona sobre la idea común de belleza» concluye Julien.

Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos
En caso de no poder pagar la impresión, los organizadores dan la posibilidad de solicitar becas para sufragar el gasto. Desde su puesta en marcha, la iniciativa de Julien ya ha sacado del anonimato unas 200 pinturas de personajes que a primera vista tal vez cuesta reconocer o de los que nunca se supo la identidad. Entre las ciudades donde se ha llevado a cabo el proyecto están: París, Londres, Madrid, Barcelona, Dijon, Padua y Asunción.→ www.outings-project.org
Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos
Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos
Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos
Outings Project o cómo liberar los retratos olvidados en los museos

Gracias a Lulú Soto por el pase.

Venecia cierra la mezquita recreada en la Bienal de arte

Fuente: El País

1432223256_921512_1432234539_noticia_grande

El Ayuntamiento de Venecia decidió ayer cerrar temporalmente el pabellón de Islandia de la 56 edición de la Bienal de Venecia del artista Christoph Büchel (Suiza, 1966). Se trata de una polémica instalación que reproduce una mezquita en la antigua iglesia católica Santa María de la Misericordia, de origen bizantino, que no se utiliza con fines de culto desde 1969 y es propiedad privada desde hace 42 años. Según el director general del Ayuntamiento, Marco Agostini, el pabellón no ha presentado los documentos, necesarios para tal uso. “Ha terminado siendo un lugar de culto, no una obra de arte. No han respetado las reglas”, declaró Agostini a EL PAÍS.

Ayer vencía el plazo para que la comisaria islandesa, Nina Magnufdottar, presentase al Ayuntamiento el permiso de la autoridad católica veneciana. Esta sostiene que la iglesia aún es un lugar sagrado, aunque en ella no se practique una misa desde 1969. Sin embargo, la comisaria ha enviado un documento al municipio, en el que documenta que, en 1973 el Patriarca de Venecia —posteriormente, el papa Juan Pablo I— decretó que la iglesia había sido clausurada para el culto y se podía utilizar para usos profanos. “Es un lugar para usos privados y ha sido almacén de souvenirs”, dice Magnufdottar. Los organizadores pueden presentar la documentación para intentar reabrirla.

El Ayuntamiento concedió la apertura del pabellón sin el consentimiento de las autoridades católicas, y estableció el 20 de mayo como fecha límite para enviar la documentación. La presión de la iglesia veneciana se ha hecho sentir. El edificio no pertenece a la iglesia desde 1973. No obstante, el pabellón debió pedir la autorización a la iglesia católica, según Gianmatteo Caputo, responsable de los bienes culturales eclesiásticos en Venecia. “Para cada uso diferente del culto cristiano católico es necesaria la autoridad eclesiástica, independientemente de quien al momento sea el propietario; tal autorización, para este sitio específico, no ha sido solicitada ni permitida”, escribe Caputo, en una carta al Ayuntamiento. La comisaria Nina Magnufdottar argumenta que no era necesario porque, “se trata de una obra de arte, para nosotros no existe ningún problema”.

La instalación de Büchel parece una mezquita real: hay una alfombra verde y roja, en dirección a La Meca y rótulos con los horarios de la oración islámica escritos en árabe. El pasado viernes, un centenar de musulmanes oró en la mezquita Büchel como si se hallase en un verdadero centro religioso. Ese día, Alessandro Tamborini, profesor de Ciencias religiosas y arte medieval en la Universidad Ca Foscari no pudo entrar porque se negó a quitarse los zapatos. Vista la polémica, el presidente de la comunidad musulmana veneciana, Mohamed Amin Al Ahdab, pidió no rezar en el pabellón para evitar “incomprensiones e instrumentalizaciones”. Arquitecto municipal y residente en Venecia desde hace 32 años, Amin lamenta que la instalación de Büchel no haya sido entendida y que la ciudad, con cerca de 20.000 musulmanes, no tenga una mezquita.mezquita.que la instalación de Büchel no haya sido entendida y que la ciudad, con cerca de 20.000 musulmanes, no tenga una mezquita.

Bromas con cámara oculta en museos

El la red encontrarán otros muchos ejemplos, como éste: Hidden camera comedy movie at Istanbul museum of wax.

La cadena FOX censura una obra de Picasso